Nace Iniciactiva, la asociación de jóvenes investigadores de la Universidad de Valladolid

La primera reivindicación de la agrupación es que los contratados predoctorales no tengan que abonar el importe de la matrícula del doctorado

Nace la Asociación de Investigación Activa de la Universidad de Valladolid (Iniciactiva), una agrupación que pretende defender los derechos de los jóvenes investigadores de la institución académica vallisoletana. Iniciactiva también aspira a fomentar la profesionalización de la investigación, la ciencia y la innovación en la sociedad. La asociación servirá de cauce de comunicación entre los investigadores y las instituciones públicas.

Esta asociación surge al mismo tiempo que las reivindicaciones de los investigadores predoctorales de la Universidad de Valladolid respecto al incumplimiento de la subida del sueldo. Este incremento salarial aparece en el Estatuto del Personal Investigador en Formación (Real Decreto 103/2019), aprobado en Consejo de Ministros ya en el mes de marzo. Los representantes de Iniciactiva esperan que estos seis meses de retraso sean ingresados en este mes de septiembre, junto a la actualización de su nómina, como les ha comunicado la UVa.

Iniciactiva también exige a la Universidad de Valladolid que los investigadores predoctorales no tengan que abonar su matrícula de doctorado. Se trata de una medida aprobada en el mes de junio, que los jóvenes investigadores no comprenden. Hasta ahora, la Uva subvencionaba la matrícula de doctorado, que oscila los 400 euros, y que están obligados a cursar para trabajar en la institución académica en la categoría de investigadores predoctorales. Desde junio, la Universidad de Valladolid abonará solo el 50% y los jóvenes investigadores no comprenden este cambio de política. Para tratar estos temas, los investigadores pedirán una reunión con el Vicerrectorado de Investigación, Innovación y Transferencia.

Iniciactiva también aboga por luchar por un futuro más próspero para los jóvenes investigadores en la Universidad de Valladolid y exigen más contratos postdoctorales, de ayudante doctor y de contratado docto en la institución académica.

El personal predoctoral se une para reclamar la subida de su sueldo

La Universidad de Valladolid sigue sin garantizar el cumplimiento de este aumento aprobado en Real Decreto el pasado 16 de marzo

Los contratados predoctorales de la Universidad de Valladolid han comenzado esta mañana las movilizaciones por el incumplimiento del Estatuto del Personal Investigador en Formación (EPIF) por parte de la institución académica. Han registrado un escrito colectivo en el que avisan a la UVa de que, de no cumplirse esta subida del salario aprobada en Real Decreto el pasado 16 de marzo, acudirán a mecanismos legalmente previstos, incluidos los jurisdiccionales. 

Los contratados predoctorales en la sede del Rectorado de la Universidad de Valladolid.

En el escrito, los trabajadores también han solicitado una reunión con el Vicerrectorado de Investigación, Innovación y Transferencia. El escrito está firmado por un total de 43 contratados–hay 226 contratados predoctorales con contrato propio de la institución académica, según la UVa, a los que hay que añadir los de la Junta de Castilla y León y los del Ministerio–.

Estos empleados señalan que las razones ofrecidas por la Universidad de Valladolid para el retraso de este pago son insuficientes. La institución asegura que están esperando las indicaciones de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) y el Gobierno. Sin embargo, la CRUE ya emitió un informe jurídico en el que se concluyó: “Los salarios devengados a partir del día 16 de marzo de 2019 de todos los contratos pre-doctorales, presentes y futuros, deberían ser actualizados, pese a las profundas contradicciones que derivan de la deficiente regulación, a la garantía salarial profesional mínima”. Respecto al Gobierno, también indicaron en una nota informativa que la subida del sueldo tiene que aplicarse.

El registro del escrito colectivo por parte de los contratados predoctorales de la Uva.

Los predoctorales de la UVa comparan el incumplimiento del EPIF con las empresas que no suben el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) a sus trabajadores. Se trata de una norma aprobada por Real Decreto y, por tanto, la Universidad de Valladolid debe aplicarlo y pagar las cuotas correspondientes desde el 16 de marzo (cuando se aprobó el Real Decreto 103/2019). Precisamente, los predoctorales tienen en la actualidad un sueldo muy similar al SMI, en torno a 13.800 euros al año, dependiendo del contrato. El sueldo aprobado en el EPIF, en cambio, asciende gradualmente en los años de contrato entre los 15.888 euros (los dos primeros años) y los 21.279 euros (el cuarto año).

El personal predoctoral plantea movilizaciones si la UVa no paga el sueldo que les corresponde en junio

Investigadores procedentes de siete programas de doctorado se reúnen para exigir a la institución académica que se comprometa a cumplir el EPIF

El personal predoctoral de la Universidad se ha reunido el miércoles 5 de junio para exigir a la Universidad de Valladolid que cumpla el Estatuto del Personal Investigador en Formación (EPIF), aprobado el pasado mes de marzo, y pague a los contratados predoctorales el sueldo que ha fijado el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidad. 

En la reunión, los investigadores han planteado movilizaciones escalonadas si la Universidad de Valladolid no les paga el salario que les corresponde en el mes de junio. Como mínimo, los trabajadores exigen un compromiso escrito por parte de la institución de que pagarán el sueldo acordado en el EPIF en un plazo determinado y adecuado, como ya ha ocurrido en la Universidad Autónoma de Barcelona y la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla. Además, la CRUE instó a todas las universidades a aplicar cuanto antes el EPIF en un informe elaborado el pasado mes de mayo.

Los investigadores pedirán también una reunión con el rectorado para tratar este y otros problemas que afectan al colectivo a través de un escrito que registrarán próximamente.

Los predoctorales piensan que la Universidad de Valladolid tiene fondos suficientes para realizar el pago del sueldo sin tener que recortar en otras partidas, pues lleva desde los años de la crisis cerrando sus cuentas con superávit.

A la reunión han acudido investigadores procedentes de siete programas de doctorado distintos: Estudios Ingleses avanzados: Lenguas y Culturas en contacto; Ciencias de la visión; Español: Lingüística, Literatura y Comunicación; Tecnologías de la Información y la Telecomunicación; Europa y el Mundo Atlántico. Poder, cultura y sociedad; Patrimonio Cultural y Natural: Historia, Arte y Territorio; y Derecho. 

El Gobierno aprobó el pasado 16 de marzo un Real Decreto 103/2019 en el que fija un salario mínimo para el personal investigador en formación de las universidades españolas que asciende gradualmente a lo largo de los cuatro años de contrato entre los 15.888 y los 21.279 euros anuales, mientras que actualmente los empleados reciben cerca de 13.800 euros anuales.

Estas movilizaciones coinciden tanto con las Elecciones Sindicales de la Universidad de Valladolid (6 de junio), como con las Elecciones a Representantes de estudiantes de doctorado de la Escuela de Doctorado (13 de junio).

La Universidad de Valladolid no cumple el Estatuto del Personal Investigador en Formación

La institución académica continúa sin subir el salario a los contratados predoctorales / El Ministerio de Educación aprobó un salario mínimo que aumenta gradualmente entre los 15.888 y los 21.279 euros anuales

La Universidad de Valladolid retrasa la subida de salario establecida en el Estatuto del Personal Investigador en Formación (EPIF), que aprobó el Gobierno en el Consejo de Ministros ya el pasado mes de marzo en el Real Decreto 103/2019. Este estatuto supone la aprobación de un salario que aumenta gradualmente en los cuatro años de contrato entre los 15.888 y los 21.279 euros anuales.  Los empleados reciben actualmente una paga de unos 13.800 euros –dependiendo de la procedencia del contrato (Universidad de Valladolid, Junta de Castilla y León y Ministerio de Educación, entre otros)–. 

La incipiente asociación INICIACTIVA (Investigación Activa de la Universidad de Valladolid), que aglutina a jóvenes investigadores de la UVa, denuncia esta situación y solicita a la Universidad de Valladolid que aplique el EPIF.

Diversos contratados predoctorales en esta institución ya se han movilizado y han realizado un escrito formal para exigir a la UVa que ajuste su retribución a la normativa vigente. Los empleados aún no han recibido una respuesta por parte de la UVa y siguen esperando, por tanto, a esa subida de sueldo.

Los contratados predoctorales ya están en contacto con sindicatos y no descartan futuras movilizaciones si la Universidad de Valladolid sigue sin aplicar el estatuto aprobado por el Consejo de Ministros.